Vuelve la emoción al boxeo en la categoría de los pesos pesados

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

pesos pesados

El pasado sábado, el estadounidense Deontay Wilder, de 31 años, la nueva sensación de los pesos pesados, retuvo su título del WBC (Consejo Mundial de Boxeo) al batir por K.O.T. en el quinto asalto al aspirante Gerald Washington. Con esta victoria el campeón se sitúa con un espectacular récord de 38 victorias, 37 conseguidas antes del límite, un registro a la altura del conseguido en otros tiempos por boxeadores como Mike Tyson, George Foreman o Rocky Marciano, por poner tres ejemplos considerados unánimemente como grandes pegadores de los pesos pesados.
Por su parte, Anthony Joshua, de 27 años, ciudadano de Reino Unido, es el campeón mundial de esta misma categoría en la versión IBF (Federación Internacional de Boxeo), con otro impresionante palmarés propio de un pegador fuera de serie de 18 victorias con otros tantos Knock Out.

Sin duda un combate que unifique ambos títulos entre ambos púgiles imbatidos es el que los aficionados quieren ver. Con ellos parece haber vuelto la emoción a la categoría de los pesos pesados después de unos años sin grandes figuras. No obstante, parece que todavía es pronto. El tiempo juega a favor del beneficio de los promotores y a buen seguro engordará las bolsas multimillonarias para anunciar un nuevo combate del siglo en el plazo de unos meses.

De momento, Joshua debe pelear con el veterano y peligroso ucraniano Wladimir Klitschko, de 40 años, en el estadio de Wembley, en disputa del título vacante de la WBA (Asociación Mundial de Boxeo), un cetro que dejó vacante el extravagante Tyson Fury, de 29 años, también imbatido con un registro de 25 victorias con 18 K.O, inactivo desde finales de 2015 tras un positivo por cocaína, y que recientemente anunció que reanudaba su preparación para volver a pelear.

Joshua tendrá oportunidad de demostrar su calidad ante Klitschko. Si vence todo quedará listo para un combate con Wilder, aunque este deberá antes poner en juego su título frente a Bermane Stiverne, el único de sus rivales que ha acabado el combate en pie.

Nos queda un campeón en la división, el neozelandés Joseph Parker, campeón de la WBO (Organización Mundial de Boxeo) que parece un convidado de piedra en todo este tinglado pero que presenta también un estupendo récord imbatido de 22 victorias con 18 K.O. Nadie parece tenerlo muy en cuenta de momento, pero quizá tenga algo que decir en el futuro si llega el momento de las unificaciones.

Así que entre imbatidos anda el juego… El caso es que el panorama de los pesos pesados se anima de nuevo para alegría de todos los aficionados. Regresa la hegemonía occidental después de unos años de escasa brillantez que han coincidido con el predominio de mastodontes blancos provenientes de la Europa del Este, como los Valuev, Chagaev, Povetkin, Maskaev y los hermanos Klitschco, seguramente los mejores del lote.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.