Tras el Brexit, habrá un periodo de adaptación en política de inmigración

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

brexit

Reino Unido permitiría libertad de movimientos en sus fronteras durante los próximos cinco años, al menos hasta que se solucione  con éxito el periodo de transición que seguirá al Brexit, su proceso de salida de la Unión Europea.

Así lo ha manifestado su primera ministra Theresa May en unas declaraciones en las que ha reconocido que el Reino Unido podría mantener durante algún tiempo sus puertas abiertas a los inmigrantes de los países de la Unión Europea tras la culminación del proceso del Brexit.

La mandataria británica reconoció que no será un corte radical sino que deberá existir un periodo de tiempo tras la salida de la Unión Europea, durante el cual los gobiernos y las empresas puedan adaptarse a esta nueva situación.

May no concretó los plazos, y se refirió a este periodo como de implementación. Sin embargo los negociadores europeos sí que se han referido a una transición de tres años después de que el Brexit se haga efectivo, un hecho previsto para 2019. Por lo tanto esa flexibilidad de fronteras en el Reino Unido podría durar, aproximadamente, hasta 2022.

Existe cierta confusión, puesto estas declaraciones chocan con otras intenciones expresadas por miembros de su propio gabinete, que han asumido el 29 de marzo como la fecha simbólica de corte para los inmigrantes europeos.

No obstante, Bruselas lo ha advertido: la libertad de de movimientos debe seguir vigente hasta que se consume la salida. Y el gobierno británico ha evitado pronunciarse acerca de la fecha en la que ésta se hará realmente efectiva. La primera ministra británica ha señalado como cuestión prioritaria de sus negociaciones la regularización de los tres millones de inmigrantes de la Unión Europea y del más de un millón de expatriados británicos.

Para Theresa May lo primero será llegar a un trato, establecer y acordar las bases de la relación de cara al futuro. A partir de ahí será necesario un periodo de adaptación por parte de gobiernos, empresas y ciudadanos.

May recalcó que en el momento de abandonar la Unión Europea, el Reino Unido tomará el control absoluto sobre las políticas de inmigración. Tener el control absoluto de sus fronteras es  un aspecto crucial para los británicos, que decidió en buena parte el sentido de su voto. Y eso es exactamente lo que el Reino Unido quiere hacer en cuanto salga de la Unión europea.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.