¿Malas notas para las universidades españolas?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

universidad

El ranking de Shangai es una de las clasificaciones mundiales más prestigiosas en cuanto a excelencia universitaria. En su más reciente actualización no incluye ninguna universidad española entre las 200 primeras.

El ranking mencionado incluye 500 centros universitarios y, casi en la mitad de la clasificación, en el puesto 239, encontramos la primera referencia española: la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. En la última clasificación, realizada este año, figuran 11 universidades españolas, mientras que en la de 2015 fueron 13 las incluidas en este listado.

Según el ranking de Shangai, las mejores universidades del mundo se encuentran en Estados Unidos, ya que de las 15 primeras clasificadas 13 son de dicho país. Encabeza la lista la Universidad de Harvard seguida de la Universidad de Stanford.

En lo que respecta al Reino Unido, dos nombres clásicos como Cambridge y Oxford figuran en tercer y séptimo lugar respectivamente. El primer centro que no corresponde a ninguno de esos dos países es el Instituto Federal Suizo de Tecnología, con sede en Zurich, que se sitúa en el puesto 19.

En general todas las universidades españolas que repiten dentro de las 500 seleccionadas bajan posiciones. Como datos positivos hay que citar el constante proceso de mejora de la Pompeu Fabra,  que en 2009 ocupaba el último puesto de la lista y que hoy en día está considerada por este índice la mejor universidad española. Además, en este año se ha producido la incorporación al listado de la Universidad Jaime I de Castellón y de la Universidad de Granada.

Este ranking se realiza desde 2003 en la Universidad Jiao Tong de Shanghai. Sus indicadores de excelencia se basan principalmente en la investigación científica y técnica del más alto nivel y en el número de premios Nobel que han salido de sus aulas.

Según los expertos, en España no tenemos malas universidades, de hecho, son excelentes pero no cumplen, en su conjunto, los indicadores que mide este ranking. Reconocen también que las universidades españolas, a diferencia de las portuguesas y las de otros países, no han desarrollado políticas concretas para conseguir mejorar en este ranking. Y es que, por norma general, España no permite libertad para hacer este tipo de reformas en cada universidad. El sistema universitario español es demasiado rígido.

Por otro lado, las universidades españolas suelen ser generalistas y esto no favorece su inclusión en este tipo de rankings. Sin embargo, cuando este ranking se desglosa por áreas de conocimiento, muchas de nuestras universidades figuran entre las 50 mejores del mundo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.