Tras las amenazas de Trump, Ford cancela su inversión millonaria en México

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Ford

Donald Trump ha celebrado que la empresa estadounidense Ford renuncie a su inversión de 1.600 millones de dólares en México. La decisión fue tomada por la compañía tras las amenazas de subida de impuestos que Trump hizo en plena campaña electoral.

Desde que se conoció su victoria, el presidente electo ha sido incisivo y ha advertido a la industria norteamericana de las malas consecuencias que podría tener localizar sus plantas productivas fuera de Estados Unidos.

Al parecer, parte de los fondos que iban a destinarse para construir una nueva planta en San Luis Potosí (México), decisión anunciada en abril del año pasado,  van a ser empleados para costear la ampliación y refuerzo de la planta de Flat rock en Michigan, en la que potenciará la fabricación de de coches eléctricos, híbridos y autónomos. La planta proyectada para México iba a dedicarse a fabricar modelos pequeños (Ford Fiesta, Ford C-Max y Ford Focus) e iba a generar  2.800 personas puestos de trabajo directos en el año 2020, fecha para la que la planta de producción hubiera estado plenamente operativa.

El gobierno mexicano ha lamentado la cancelación de esta inversión, que supone un severo revés para la economía mexicana, y ha señalado que ejercerá el control necesario para que la compañía reponga los recursos que este estado mexicano ya destinó al proyecto.

El presidente de Ford, Mark Fields, ha señalado que la cancelación no es una cesión tras las amenazas de Trump, sino más bien un voto de confianza al futuro presidente de los Estados Unidos. Según Fields, ahora puede ser más productivo para su compañía fabricar en suelo estadounidense. Asegura que la empresa ha tenido pérdidas en ventas de determinados modelos de automóviles de tamaño medio y que ahora conviene utilizar la capacidad de las instalaciones de las que ya se disponen. Sin embargo, ha señalado también, cada vez hay más consumidores interesados en vehículos eléctricos  y Ford está interesada en liderar esta vertiente del negocio del automóvil.

Pero lo cierto es que Trump fue claro en su campaña y avisó a Ford de que no permitiría que Ford abriera la fábrica en México y de que impondría unas tasas fuertes para la importación de vehículos por parte de la compañía. Trump llegó a decir que era una vergüenza que una compañía fundamental en el tejido industrial de su país tomara la decisión de llevarse el empleo al extranjero.

Tras conocer la decisión de Ford, Trump ha señalado que, en lugar de llevar el empleo y la riqueza fuer a de sus fronteras, su país se va a convertir gracias a estas medidas en una poderosa referencia mundial para la innovación y la creación de empleo.

Horas antes de que Ford tomara esta decisión, Trump había amenazado también a General Motors en el mismo sentido.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.