Preocuparse de los problemas de próstata, no es cosa del pasado

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

edad prostata
Cuando se habla de los problemas de próstata son muchos los hombres que se muestran reticentes a hablar sobre este tema, incluso hablan intentan excusarse y decir que en cierto modo esos problemas de próstata son “cosas del pasado” y que lejos de ser un problema que les pueda tocar, se trata de una enfermedad menor que realmente solo le pasa a algunos hombres y que a ellos no les tiene por qué pasar.

Salud y próstata

Sin embargo, llegados a los 50 años de edad, son muchos los hombres que sufren problemas de agrandamiento y crecimiento de la próstata, problemas que pueden derivar en complicaciones aún más graves si no se tratan a tiempo. Preocuparse de la próstata es algo que no se debe dejar para mañana, sino hacerlo desde ya, consultando a nuestro médico  o informándonos a través de especialistas que tengan conocimiento de estos temas y de su posible tratamiento.

El agrandamiento de próstata es un problema que se suele producir en hombres que alcanzan los 50 y 55 años de edad. La próstata es una glándula que se sitúa por debajo y a la salida de la vejiga, el agrandamiento y el crecimiento anormal de esta glándula puede derivar en ciertos problemas, que de algún modo pueden condicionar e interferir en la vida de quienes sufren estas complicaciones. Este agrandamiento se denomina médicamente hiperplasia benigna de la próstata o (HBP), por lo que puede informarse en su médico de cabecera sin ningún problema.

Aceptar que muchos de nosotros, como hombres en la franja de edad comprendida entre los 50 y 55 años, podemos sufrir estos problemas derivados del agrandamiento de la próstata, es el primer paso para ponernos en manos de especialistas que nos asesoren sobre cómo evitar que estos problemas puedan generar complicaciones de salud, como infecciones de orina.

Algunos de los síntomas con los que se presenta la denominada hiperplasia benigna de la próstata giran en torno a la necesidad de orinar, por ejemplo, se aumenta la frecuencia con la que se va al baño, o se necesita ir con más regularidad durante la noche. En casos extremos estos síntomas se presentan como un escozor o dolor a la hora de miccionar, o incluso con una no sensación de vaciado cuando se orina. Conocer e informarnos sobre los síntomas es el primer paso para poder recibir un tratamiento adecuado a nuestra situación y a nuestro posible problema de próstata.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.