Según el Papa nuestra sociedad sufre “Esclerosis espiritual”

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

papa francisco

Durante la celebración del Jubileo de la Misericordia, el Papa Francisco ha criticado una vez más la hipocresía imperante en nuestra sociedad y también a los que leen los horóscopos y tratan de averiguar el futuro.

El Papa pronunció su discurso ante 6.000 sin techo y personas socialmente excluidas que llegaron de distintos países del mundo. Según les dijo el Papa, las riquezas más grandes de la vida son dos: el Señor y el prójimo. Estos son, a su juicio, los bienes más grandes que debemos amar.

Fue uno de los discursos más largos del Año Santo. El Papa lamentó que nuestra conciencia se adormece ante lo que se ha convertido en una cantinela de los medios de comunicación, que hace que no se preste atención al verdadero asunto de fondo: los graves problemas que tiene el mundo y el hermano, el vecino que sufre junto a nosotros.

Por eso, el diagnóstico que el Papa Francisco realizó de la sociedad en la que vivimos fue el siguiente: “Esclerosis espiritual”, que ocurre cuando las personas nos centramos en las cosas que hay que producir en lugar de a las personas que hay que amar. Esto nos hace caer como sociedad en una grave contradicción que nos lastra: cuanto más aumenta el progreso y la supuesta calidad de vida, de la misma forma aumentan las personas que no pueden acceder ni disfrutar de todos esos adelantos y comodidades. Esto supone una gravísima injusticia que sería lo que nos debiera preocupar mucho más que otros asuntos a los que dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo.

En palabras del Papa Francisco, para aquellos que son pobres en cuanto a bienes materiales pero son “ricos en Dios”, amanecerá el sol, porque a ellos prometió Jesús el reino de los cielos. En el lado contrario se sitúan los “arrogantes” que han basado su vida en su autosuficiencia y en los bienes materiales.

El Papa Francisco advirtió también sobre la gente que utiliza los horóscopos y trata de adivinar el futuro. Es una curiosidad que a Jesús no le gusta, según declaró el Sumo Pontífice. Jesús nos insta a no dejarnos engañar por los predicadores apocalípticos. El que de verdad sigue a Jesús no debe hacer caso de algo frívolo como son los horóscopos ni de las predicciones que siembran el miedo y distraen la atención de los que realmente importa.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.