El turoperador Thomas Cook quiebra y deja a 600.000 turistas sin vuelo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Thomas Cook

Thomas Cook era hasta la actualidad el turoperador más antiguo en activo del mundo. Contaba en su haber con 178 años, una edad poco compartida entre otras empresas del sector.

No era el líder, pero casi. Era el segundo turoperador mundial, con 22.000 profesionales trabajando en todo el mundo para conseguir que los millones de personas que vuelan en sus viajes, pudieran llegar a sus destinos, disfrutar de su alojamiento y regresas a sus casas.

El pasado 23 de septiembre de 2019, este servicio dejaba de ofrecerse de manera abrupta, porque la compañía anunciaba una quiebra inminente, al no haber podido cerrar unas negociaciones de emergencia intentadas días atrás.

Consecuencias en turistas de la quiebra de Thomas Cook

Sin previo aviso, la quiebra de Thomas Cook ha impedido a los turistas actualmente de vacaciones poder volver a planificar sus viajes en cualquier sentido. La consecuencia ha sido desastrosa.

Aproximadamente 600.000 clientes se han quedado atrapados en destinos diferentes, siendo España uno de los principales, donde están aproximadamente 70.000 británicos.

De hecho, Reino Unido ha iniciado la organización de un programa de repatriación de todos sus ciudadanos en estas condiciones, que se calcula que podrían llegar a ser 150.000.

Se trata, curiosamente, de la mayor repatriación que el país organiza, desde la que tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial.

Thomas Cook también ha afectado en términos de alojamiento. Trabajaba con sus 200 hoteles y complejos repartidos en todo el mundo, hasta los que llegaba en una flota de 105 aviones.

Ninguno de estos recursos está ahora mismo accesible para los usuarios, que seguro que no olvidarán haber sido protagonistas durante sus vacaciones, de la quiebra de un auténtico gigante en el sector turístico.

Motivos de la quiebra de Thomas Cook

Como es lógico, Thomas Cook anuncia la quiebra por motivos económicos. Una deuda ya en 2018 se acercaba peligrosamente a los 450 millones de euros, a pesar de sus más de 10.000 millones en ingresos.

No obstante, hay motivos más profundos que explican esta situación. En primer lugar la competencia y la falta de adaptación de la compañía a los nuevos tiempos, incluyendo sobre todo los servicios low-cost online.

Además, Thomas Cook también ha achacado la incertidumbre económica mundial, sobre todo en lo que respecta al Brexit, que como sucede a tantas otras empresas, no se sabe bien cómo terminará afectando. La caída de la libra, finalmente ha dinamitado las posibilidades de salvación de Thomas Cook.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.