Nintendo Labo, videojuego que recupera los juguetes de cartón

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

nintendo

Nintendo acaba de lanzar un nuevo concepto de videojuego que combina la consola Switch con manualidades artesanales.

Después del gran éxito conseguido en 2017 por esta multinacional del videojuego, gracias a su consola Switch y al lanzamiento de juegos de gran éxito, llega Nintendo Labo, un videojuego que incluye la integración con lo físico, basado en juguetes de cartón, llamados Toy-Con , que están llamados a modificar de manera sustancial la forma de interactuar con un videojuego.

Este nuevo juego prescinde del mando, y es el movimiento del cuerpo y de los juguetes de cartón el que marca la pauta.

El lanzamiento se producirá en el próximo mes de abril aunque todavía no se ha hecho público el precio de este juego. Si que se sabe que, en un principio, saldrá en dos packs: el primero de ellos, llamado Variety, incluye una moto, una casa, un coche, un piano y una caña de pescar; el otro es el conocido como Robot Kit, que proporciona las piezas de una armadura para hacer que el humano se convierta en transformer.

En esta nueva propuesta de Nintendo los Toy-Con se deben montar. Es una pieza de cartón con líneas que guían sobre dónde se ha de plegar para facilitar su montaje, con pestañas y entrantes para encajar. Es decir, el típico montaje con cartón de toda la vida.

Precisamente, este proceso de montaje es el que resulta fundamental en este concepto de juego. Nintendo lo ha concebido como una especie de actividad social especialmente pensada para un entorno familiar. En este sentido supone un proceso similar al que puede tener montar un juego de piezas Lego o completar un puzle.

En esa primera fase de montaje la Nintendo Switch no interviene demasiado o no demasiado activamente, ya que habría que decir que sí lo hace a modo de instrucciones, ya que proporciona una completa guía de montaje en tres dimensiones para que los errores de montaje se minimicen al máximo.

Ya en la fase final del montaje es cuando se insertan los Joy-Con, los mandos modulares de la consola Switch que aporta la parte tecnológica del videojuego, con todas las prestaciones (visión artificial, cámaras infrarrojo, vibración HD, giróscopo…). En la Nintendo Labo el cuerpo humano se convierte en vehículo de la interacción con el juego digital que resulta más natural.

La última fase del proceso es la personalización, con rotuladores, tijeras, pegamento, purpurina, etc.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.